Secciones

Las Llaves del conocimiento

Compartir:

Foto 1

Según el evangelio gnóstico de Tomás:
Dijo Jesús: “Los clérigos y los teólogos han recibido las llaves del conocimiento, pero las han escondido. No entraron ellos, ni permiten entrar a los que sí lo deseaban. En cuanto a vosotros, haceos astutos como serpientes y puros como palomas”.

Foto 2

Estas enseñanzas que Jesús proclamaba, eran secretas y Él  vino para devolverlas al mundo, ya que clérigos y teólogos las habían escondido. Consistían en métodos para ir dentro nuestro, donde se encuentra todo el conocimiento; éstas son las llaves y por eso dice: “No entraron ellos (dentro de sí) ni permitían entrar a los que sí lo deseaban”.

Ejemplificó cómo ser puros como palomas, condición necesaria para recibir el resto de las enseñanzas: cómo curar, exorcizar, transmutar, resucitar y otras que había recibido de los esenios, comunidad a la que Jesús pertenecía, como lo dijo el Papa Benedicto XVI.

Advirtiéndoles: sean astutos como serpiente, pues sabía que, al develarlas, iban a ser perseguidos y matados, como hicieron con Él, con los esenios en el 70 d. C., con sus discípulos y con sus seguidores los gnósticos, con lo que nuevamente las llaves del conocimiento fueron escondidas, porque su práctica liberaba al hombre.

NB de la autora:
Foto 1:Cuevas de los escarpados, sobre lo que fuera la orilla del Mar Muerto donde vivian los esenios.
Foto 2: Escritos esenios conocidos como los rollos del Mar Muerto que se conservan el el Santuario del libro en el Museo de Jerusalén

Hasta pronto.
Graciela Zaimakis

Compartir:

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *