Secciones

El poder del magnetismo

Compartir:

Un porcentaje importante de nuestros conocimientos sobre los efectos del magnetismo se lo debemos al doctor Robert Becker, pionero en la investigación Bioenergética.

Becker empleó la electricidad y los campos electromagnéticos para estimular el desarrollo de los huesos fracturados, en su investigaciones también descubrió la presencia de un sistema de control de la corriente eléctrica (DC) dentro del cuerpo. Becker vio que cuando un sujeto se encontraba en un estado alterado de conciencia (como, por ejemplo, estar anestesiado), su cuerpo presentaba una serie de cambios eléctricos. Este descubrimiento relacionaba los estados de conciencia con un sistema DC que servía como vía alternativa para la transmisión de mensajes eléctricos entre el cerebro y los sistemas de curación de los tejidos. Este sistema eléctrico, por ejemplo se pondría en marcha cuando una parte del cuerpo sufriera una lesión y se apagaría cuando la región estuviera curada.

Por otra parte el doctor Bjorn Nordenstrom, observó que los seres humanos poseemos un sistema eléctrico secundario que funciona entre el tejido conectivo y el sistema vascular. Demostró que el flujo de iones entre las células dañadas y las paredes de los vasos sanguíneos, especialmente a lo que se refiere al flujo de corriente hacia o desde la zona dañada, crea una serie de efectos que se asemejan a una batería y que estimulan la reparación.

Los organismos vivos son sistemas de campos electromagnéticos. Si se registra un cambio en la propiedad eléctrica del cuerpo, alteramos su salud tanto positiva como negativamente.

Uno de nuestros campos magnéticos más importante es el Aura que está conectado energéticamente con los Chakras. Los métodos de Sanacion a través de las manos implican alterar el campo magnético para producir cambios internos.

Darío Mendoza

Compartir:
One Comment
  1. Avatar

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *