Secciones

Conociendo las cualidades de la medicina energética

Compartir:

Existen dos formas de energía: una cuantificable medible como el sonido, radiación, magnetismo y otra energía sutil que no se puede medir como el Chi, Qi o prana para las culturas orientales e hindúes.
Estas formas de energía no están separados sino que ocupan un espacio y una frecuencia que no se pueden medir si no es a través de sus efectos. Están conectadas con el cuerpo por medio de los meridianos, los nadis y los chakras que son capaces de convertir las frecuencias que se mueven a mucha velocidad (Chi-prana) en energía más lenta y mecánica como la electricidad, el magnetismo y el sonido, entre otras.

El cuerpo humano es influido por los campos de energía. Así por ejemplo, el Corazón, actúa como el centro eléctrico humano. Su actividad eléctrica moldea la formación de energía sutil que rodea al cuerpo emitiendo una cantidad de energía, electricidad y magnetismo miles de veces mayor que los demás órganos. El Corazón, desde una mirada energética, es lo que nos conecta con la emoción del amor, principal medicina para el alma. Siguiendo el lineamiento energético nos conectamos a través de este puente para dirigir nuestra intención de sanar. El Amor y La Intención es la energía sutil que el Sanador usa y lo proyecta con las manos, porque las manos son la  la extensión del corazón.
Reflexión: la medicina energética es innata; la madre acariciando a su hijo cuando se lastima es el más claro ejemplo de intencionalidad y amor infinito.

Hasta pronto

Darío Mendoza

Compartir:
One Comment
  1. Avatar

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *