Secciones

San Pedro y San Pablo

Compartir:

Simón Pedro (Betsaida,  siglo I a. C.Romac. 67 d. C.), para el cristianismo, san Pedro.
Según los escritos neotestamentarios, Pedro era uno de los discípulos destacados de Jesús de Nazaret. Su oficio era de pescador en el mar de Galilea. Después de ser llamado por Jesús a ser su discípulo se convirtió en “pescador de hombres”, anunciando y siendo testigo de la Resurrección de Cristo. Así lo relatan los cuatro evangelios canónicos y los Hechos de los Apóstoles.
También es citado por Pablo de Tarso en sus Epístolas paulinas. En concreto en la Epístola a los gálatas, Pablo lo considera como una de las tres columnas de la Iglesia de Jerusalén.

Se conocen también varios libros de los «escritos apócrifos»  que hablan de él, como el Evangelio de Pedro, el Apocalipsis de Pedro, los Hechos de Pedro, los Hechos de Pedro y Pablo.
Es considerado como el jefe de los apóstoles y la roca (Pedro significa roca) sobre la que se construyó la iglesia cristiana. Murió mártir en Roma. Sus restos según la tradición están enterrados en una cripta, sobre la que está construida la gran Basílica de san Pedro del Vaticano. Sus sucesores, son los Papas, que tienen como iglesia madre esta Basílica.
***

Pablo de Tarso, de nombre judío Saulo, para el mundo cristiano, San Pablo (TarsoCilicia 5-10 d. C.-Roma, 58-67), es llamado el «Apóstol de los gentiles», el «Apóstol de las naciones» por la gran cantidad de comunidades cristianas, que fundó en muchos lugares estratégicos del Imperio romano, así: AntioquíaCorintoÉfeso y Roma. Además redactó varias cartas que son importantísimas en la historia y también en el desarrollo del cristianismo. Sin duda alguna Pablo es una de las figuras más influyentes en toda la historia del cristianismo, hasta tal punto que, algunos teólogos lo consideran como el verdadero fundador de la religión cristiana.
Pablo de Tarso tenía raíces judías, conocía en profundidad la cultura helénica y tenía la  ciudadanía romana.
No perteneció al grupo Doce Apóstoles ni fue testigo de la resurrección de Jesús. Sus restos se encuentran en Roma, bajo una gran Basílica a las afueras de esta ciudad, llamada San Pablo Extramuros.

Desde antiguo el cristianismo ha unido a estas dos figuras, como pilares de la iglesia. Pedro, como sucesor de Jesús, como cabeza del Grupo de los Doce y Pablo como el gran Evangelizador, “apóstol”, que conoce a Cristo, después de un encuentro en el espíritu.

En la Plaza de San Pedro, a la entrada de la Basílica, antes de subir la escalera hay unas imágenes de piedra, mirando de frente a la izquierda se ve a Pedro con las llaves y unos escritos y mirando de frente a la derecha a Pablo de Tarso con una espada en su mano derecho y sus escritos en la izquierda.

Oración a Pedro y Pablo, apóstoles.
Oh Dios, Pedro fue discípulo de Jesús y transmitió lo recibido del Maestro con fe y fortaleza; Pablo escuchó en la más íntimo de su ser la voz de Jesús, siendo iluminado por la Luz de la Verdad en el espíritu; haz que yo, no sea obstáculo a la Luz que nace en mi Corazón y como estos dos apóstoles, con firmeza y fe, mantenga en mi corazón  y la  extienda esa Luz de Alegría y Paz a todos los que me rodean. Amén.

Felicitaciones a todos los Pedro y a todos los Pablo en el día de su fiesta, el veintinueve de junio.
Ah para terminar una anécdota. La sra Camila de la provincia de Corrientes solía decir que hoy era el día más importante del año porque había que estar a buenas con el que tiene las llaves de entrada no se podía quedar mal…. (se refería a san Pedro claro, el que tiene las llaves del cielo ….)

Compartir:

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *