Secciones

Los Reyes Magos vistos por un hindú, P. Yogananda

Compartir:

magos jesus indiaLa adoración de los sabios de oriente tiene un grado de significación mucho mayor que el de constituir meramente otra escena de magnificencia en reconocimiento al sagrado nacimiento. Fue el sello distintivito que Dios colocó en la vida de Jesús y que en el futuro caracterizará su misión y su mensaje ─un recordatorio de que Jesús había nacido en oriente, como un cristo oriental, y que sus enseñanzas llevaban la influencia de la cultura y de las costumbres orientales─ Existe en la India un sólido legado tradicional, considerado fidedigno por notables metafísicos y compuesto por conocidos relatos que figuran en manuscritos antiguos, donde se narra que los Magos de Oriente que viajaron a Belén con el propósito de ver al Niño Jesús eran, en realidad, grandes sabios de la India. Y no solo los maestros de la India visitaron a Jesús, sino que él, a su vez, les devolvió la visita.

Durante los años de la vida de Jesús sobre los cuales no se tiene ninguna información (las escrituras guardan silencio en lo que respecta al período comprendido aproximadamente entre los 14 y 30 años de edad), él viajó a la India recorriendo, probablemente, la transitada ruta comercial que unía el Mediterráneo con China y la India.

La realización divina con que ya contaba Jesús, nuevamente despierta y fortalecida por la compañía de los maestros de la India y el entorno espiritual allí imperante, brindó el cimiento de universalidad de la verdad en el que Jesús se basó para predicar un mensaje sencillo y asequible que las masas de su país natal podrían comprender, pero que, al mismo tiempo, se hallaba colmado de significados subyacentes que serían apreciados por las generaciones futuras, a medida que la mente humana progresara desde su etapa infantil hasta alcanzar la madurez del entendimiento.

(…)

Tomado de P., YOGANANDA, La segunda venida de Cristo, Volumen I., Self-Realization Fellowship, California, pp.65-66.

Compartir:
2 Comments
  1. Avatar
  2. Avatar

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *