Secciones

La flecha amarilla para no perderse en el Camino de Santiago

Compartir:

Imagen de Fray Paco Castro ofm Alto do Cebreiro

La historia no deja de ser curiosa, como lo es, la anécdota que dio lugar a la flecha amarilla como uno de los símbolos más conocidos del Camino de Santiago.
A muchos de los peregrinos les preocupa perderse o desviarse del Camino. Pero es casi imposible perderse porque cada pocos metros os encontraréis con una flecha amarilla.
En los años 60 y 80 el Camino de Santiago estaba prácticamente desaparecido. En el año 1978 llegaron a Santiago 13 peregrinos. El Camino era intransitable y el trazado se había perdido.
Elías Valiña, cura párroco de O Cebreiro, se le ocurrió marcar las sendas de este Camino centenario que había quedado casi en un completo olvido.
En el año 1984, después de estudiar el trazado original del Camino Francés, decidió marcar por completo la ruta, desde Roncesvalles a Santiago de Compostela.
Para ello, Elías le pidió la pintura sobrante a una empresa de obras públicas de Pedrafita do Cebreiro que marcaba las carreteras y…, ¿ de qué color era la pintura sobrante…? ¡Amarilla!

Se cuenta de este cura la siguiente  anécdota.

Marcando el Camino en Roncesvalles el párroco fue sorprendido por la Guardia Civil, que lo paró pensando que estaba marcando alguna senda para terroristas. Le preguntaron;  – ¿Para qué hace estas flechas?.  Y él contestó; – ¡Estoy preparando una invasión!
 Y así a brochazo limpio empezó a poner flechas con algunos colaboradores y…, et voilá lo que es hoy la flecha amarilla, la que guía a miles de peregrinos de todo el mundo…

Compartir:
One Comment
  1. Avatar

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *