Secciones

El apóstol Santiago, el peregrino del Camino de Santiago. 25 de julio

Compartir:

santiago-caminoUno de los misterios más discutidos en la ciudad del apóstol Santiago es el siguiente: ¿los restos que se encuentran en la cripta de la Catedral son los del apóstol Santiago? ¿Son los de alguno de sus discípulos? ¿Son de Prisciliano?

Dicen que los restos de la cripta ─que han sido investigados en diversas ocasiones─ del apóstol Santiago poseen un cráneo. Pero curiosamente en Jerusalén en el Barrio Armenio hay una Catedral de Santiago y en una de sus capillas se venera la cabeza del apóstol Santiago que fue decapitado por Herodes, en esa ciudad. Podemos concluir algo obvio: o el cráneo que está en la cripta de la ciudad santa de Galicia, o la que está en el templo de la gran Jerusalén no pertenece a Santiago.

En cualquier caso, más allá de dogmas y de la historia, el 25 de julio hierve la sangre de millones de personas en torno a este sepulcro de la ciudad Compostelana.
Con el auge del turismo moderno, imitando una costumbre del medievo, miles de personas se echan al camino para recorrer cientos de kilómetros a pie, en bicicleta e incluso algunos  a caballo para llegar a la preciosa y magnífica ciudad del apóstol Santiago, recorriendo las distintas rutas del llamado Camino de Santiago. Decenas de personas han testimoniado que su vida es otra, distinta,  después de haber hecho este recorrido (en el mundo actual es muy conocida la historia del famoso escritor brasileño Paulo Coelho).

Algunos lo hacen continuamente y viven la espiritualidad del Camino. Lucas, belga de setenta y ocho años, peregrino, y voluntario en uno de los albergues desde hace varios años, me cuenta que al terminar su servicio en el albergue, hace de vuelta un tramo del Camino, regresa a Bélgica a poner en orden sus cosas y regresa a Burgos para hacer el Camino desde esta ciudad. “Soy verde, soy de los verdes”, me dice sonriente, “amo la naturaleza, me quedo extasiado ante ella, fíjate que puesta de sol magnífica detrás de la montaña y de aquel gigante eucalipto”.

Film sobre el Apóstol Santiago:

Los ritos religiosos que se realizan ante la catedral de Santiago se tornan pequeños para explicar el encanto con que miles de personas recorren el Camino de Santiago, porque muchos son ateos, agnósticos o simplemente de religiones no cristianas o de religión indiferente que lo viven con toda la intensidad.
Un Camino que empieza y ya no termina, aunque tenga una etapa en Santiago, en Finisterre o en Muxía, cuando alguien decide caminar, caminar, caminar…., llega un momento que sus pies no paran, su corazón tampoco, ni su sonrisa…, necesita seguir caminando allí donde esté.

El Camino de Santiago  es un precioso aprendizaje para seguir peregrinando con alegría por la vida….

Más allá de estos detalles en torno a Santiago apóstol, me quedo con el pasaje del Evangelio que muestra el verdadero rostro del ser humano que peregrina por los caminos de la vida en la luz, siendo luz para sus pies y para los que se encuentran con él. Santiago y su hermano, apoyados por su madre, piden a Jesús tener un cargo importante en el Reino de Dios, del que tanto habla Jesús y que tan poco habían entendido. Jesús les da unos consejos y termina diciendo el que quiera ser el primero sea el último de todos, porque “el hijo del hombre ha venido a servir y no a ser servido”.

El amor es servicio. El ser humano no puede vivir una vida plena sin amor, y no se puede amar, sin espíritu de servicio. Este espíritu lo impregna todo, el trabajo, la familia, los compañeros, los vecinos, los amigos…

Te invito a hacer esta pequeña oración unido a Santiago Apóstol y a todos los peregrinos de Santiago:

Oh Dios, que acompañas a cada ser humano por el camino de la vida y le dejas las señales necesarias para que no se pierda, ayúdanos a descubrir nuestra esencia de seres en camino a través de las distintas circunstancias de la vida personal. Ayúdanos a entrar en comunión con las obras de la Creación, con la naturaleza, con los demás seres humanos, peregrinos como nosotros, …para construir un mundo de paz; que todos y cada uno de mis caminos tengan siempre la Luz del Amor y del espíritu de Servicio . Amén.

Gumersindo Meiriño Fernández

Compartir:
2 Comments
  1. Avatar
  2. Avatar

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *