Secciones

are there many ways to God? ¿Hay muchos caminos para llegar a Dios?

Compartir:
 Today’s question: are there many ways to God?
There are not many ways to God or Freedom. There is only one way. It is to purify our ego or renounce our ego or transform our ego or expand our ego or to make our ego as the vehicle of God.
There are many ways to purify our ego. Every religion or every spiritual path is a way of purification. Way is one but ways or paths are many. To be without ego means to live for the welfare of all. It is a life of unity. Where there is division there is ego. Where there are essential boundaries there is an ego. (Functional boundaries are necessary).
The question is whether our spiritual paths are purifying our ego or sustaining our ego. Goal is one; unity or God. Way is one: purification of the ego. Paths are many: all spiritual practices and religions.. We should not stop on the path but make our journey to the Unity. Our purification is like climbing a hill. Unity is on the top of the hill. The way is to climb the hill. We can make our journey from different starting points at the bottom of the hill. These many starting points make many paths on one Way. We should not settle on the paths by building concrete houses. May be temperory tents are necessary for rest. We must make our journey to the top of the hill where ego comes to an end and our ego or identity becomes a vehicle of the divine or unity. Christ said: the works which I do are not my own but the Father /Mother who dwells in me does his/her works.
Jesus was without essential ego. He had a functional ego. With the end of the essential ego all our ways or paths come to an end and the way of God or the path of God or the Truth of God begins. We say: God is the way, the truth and the life.
God means unity. It is the way of unity. Living our ordinary life in communion with the whole of creation and God. This is the life of one way, one truth and one life: the life of God in us, the kingdom of God.

La pregunta de hoy: ¿hay muchos caminos para llegar a Dios?

No hay muchos caminos para Dios o la libertad. Sólo hay uno. Es el de purificar nuestro ego o renunciar a nuestro ego o transformar nuestro ego o expandir nuestro ego o para hacer que nuestro ego sea como el vehículo para llegar a Dios.
Hay muchas maneras de purificar nuestro ego. Cada religión o cada camino espiritual es una forma de purificación. El camino es uno, pero los senderos son muchos.
Estar sin ego significa vivir para el bienestar de todos. Es una vida de unidad. Donde hay división hay ego. Donde hay límites esenciales hay un ego. (los límites funcionales son necesarios).
La pregunta es si nuestros senderos espirituales están purificando nuestro ego o por el contrario están sosteniendo nuestro ego. El objetivo es uno; unidad o DIOS.
El camino es uno: la purificación del ego. Los senderos son muchos: todas las prácticas espirituales y las religiones. No debemos parar en el camino, sino hacer nuestro viaje a la unidad.
Nuestra purificación es como escalar una colina. La Unidad está en la cima de la colina.
El camino es escalar la colina. Podemos hacer nuestro viaje desde diferentes puntos de partida en el fondo de la colina. Estos muchos puntos de partida hacen que de alguna manera surjan muchos senderos  No debemos andar por los caminos construyendo casas de hormigón. Puede ser que las tiendas de campaña sean necesarias para descansar. Debemos hacer nuestro viaje a la cima de la colina donde el ego llega a su fin y nuestro ego o identidad se convierte en un vehículo de la divinidad o la unidad.
Cristo dijo: las obras que yo hago no son las mías, pero el padre / madre que mora en mí hace sus obras. Jesús estaba sin ego esencial. Tenía un ego funcional. Con el fin del ego esencial todos nuestros senderos llegan a su fin y el camino de Dios o el camino de Dios o la verdad de Dios comienza.
Decimos: » Dios es el camino, la verdad y la vida», Dios significa unidad. Es el camino de la unidad. Viviendo nuestra vida ordinaria en comunión con toda la creación y DIOS. Esta es la vida de una manera, una verdad y una vida: la vida de Dios en nosotros, el reino de Dios.

Compartir:

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *