Secciones

La Meditación, el arte de vivir

Compartir:

Imagen de Pexels en Pixabay

La meditación es una ciencia, el proceso sistemático de ejercitar la mente. Se ha demostrado que su práctica regular en posición sentada aumenta la concentración, reduce la presión sanguínea y ayuda a conciliar el sueño.
La meditación se utiliza para tratar el dolor crónico, El trastornos de estrés postraumático, la ansiedad, la depresión y los trastornos obsesivos compulsivos. Los meditadores obtienen valiosa revelación acerca de su personalidad, sus comportamientos y sus relaciones y les resulta más fácil reconocer y cambiar antiguos condicionamientos y perspectivas contraproducentes que le crean dificultades en la vida.Tienen mayor conciencia de los demás y una mayor sensibilidad en relación con ellos, lo cual le resulta sumamente útil en el trabajo y en las relaciones personales.Los efectos calmantes y relajantes de la meditación también se traduce en mayor estabilidad emocional a la hora de enfrentar las inevitables tensiones de la vida. Aun así , todo esto no son más que beneficios secundarios.

Las habilidades meditativas, una vez que han sido plenamente desarrolladas, también dan lugar a unos estados mentales únicos y maravillosos caracterizados por el bienestar y el placer físico, gozo y la felicidad, una profunda satisfacción y una gran paz interior.Estos estados pueden abrir la mente a apreciar de una manera intuitiva la conexión existente entre nosotros y disipar la ilusión de separación creada por el ego. Estos estados se pueden disfrutar durante largos periodos de tiempo y podemos volver a obtenerlo cada vez que queramos.

El objetivo más elevado de la meditación es el DESPERTAR-ILUMINACIÓN-AUTOREALIZACION. Estos términos hacen referencia a una libertad total del sufrimiento que no se ve afectada por el envejecimiento, las enfermedades y las circunstancias. Se trata de un evento cognitivo que disipa la ignorancia por medio de la experiencia directa.

UNA MENTE DOTADA CON ESTE TIPO DE COMPRENSIÓN EXPERIMENTA LA VIDA Y LA MUERTE, COMO UNA GRAN AVENTURA, CON EL CLARO PROPÓSITO DE MANIFESTAR AMOR Y COMPASIÓN POR TODOS LOS SERES.

Hasta la próxima semana.
Darío Mendoza Guirland

Compartir:

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *