Secciones

Masa crítica de puro amor

Compartir:

Leon Tolstói

Jesucristo nos dice en el Evangelio: “Yo os digo que no resistáis al que es malo, no respondáis a la ofensa con otra ofensa, soportad las ofensas del que haga el mal”.
Satán no puede ser desterrado por Satán, la mentira no puede ser limpiada con la mentira, y el mal no puede ser vencido con el mal. La auténtica no-resistencia es la única resistencia real al mal, porque destroza la cabeza de la serpiente, y mata y extirpa definitivamente el sentimiento maligno”.
Si se formara una minoría poco numerosa, rara vez sufrirían algo peor que ofensas del mundo; sin embargo, el mundo, sin ser consciente ni mostrar agradecimiento, se volvería poco a poco más sabio y bueno, gracias a esta influencia secreta. Y si en el peor de los casos, algunos de los miembros de esta minoría fueran perseguidos hasta la muerte, estos mártires de la verdad dejarían tras de sí sus enseñanzas, iluminadas por su sangre santificada. Que la paz esté con quien la busque, y que el amor triunfal sea la herencia imperecedera de toda alma que voluntariamente se someta a la ley de Cristo: “no resistáis al mal con la violencia”. (Del libro de Tolstói: “El Reino de Dios está en vosotros”).
Sabias palabras del escritor Lev Tolstói que inspiran uno de sus libros menos conocidos.

Imagen deoao.org

La definición de masa crítica

Sí, queridos amigos, unos pocos podemos crear una “masa crítica de amor” que propicie un cambio en dirección a la luz y a la paz. La física define “masa crítica” así: “Cantidad mínima necesaria de materia combustible para producir una reacción nuclear en cadena”. Unos pocos pueden crear una “reacción en cadena” de amor, de paz y de coherencia.
No debemos desanimarnos ante una “masa multitudinaria” que vibra en oscuridad y desarmonía, que solo ataca, se queja y se mofa de aquellos “pocos” que creemos en algo distinto, pensando en el bien común. No hay que desanimarse. Generar coherencia interior y conectar con la sagrada palabra del Verbo-Cristo, el Amor Puro, impulsará desde nuestros corazones una cadena de “energía poderosísima y transformadora”. Puede que el Amor y la Compasión no estén de moda, que sea algo “vintage”, pero creo que es el único camino real que puede transformar el sufrimiento del mundo en el milagro del Gozo compartido. 

Tu Casa Interior

Para ello hay que mirar más allá de las noticias de los distintos medios (pueden llegar a intoxicar nuestras mentes), y crear “espacio dentro y fuera de nosotros”, para abrirnos a la luz y a una nueva forma de “ver” las cosas, con una visión más amplia y real. No te dejes contaminar por las palabras, noticias, críticas o acontecimientos: Regresa a tu Casa Interior y simplemente ama, ora, medita y mantén tu Centro en Cristo, en medio de la tormenta: “No te conviertas en la propia tormenta”.

Francisco Javier Akerman

Meditación Maranatá

Compartir:
One Comment
  1. Avatar

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *