Secciones

La compasión budista y la misericordia cristiana. Convergencia Esencial

Compartir:

Lama Norbu orando en la Iglesia «Virgen de los Ojos Grandes » (Lugo).

Tanto en el budismo como en el cristianismo el propósito final de la vida se dirige a la felicidad eterna del hombre después de la muerte (en el budismo esto significa liberarse del «samsara» o rueda cíclica del sufrimiento; en el cristianismo, retornar al Paraíso Celestial o a la «Casa del Padre»). 

Las normas de vida del budismo y del cristianismo nos llevan a conductas éticas, a una filosofía existencial que puede ser compartida por todos, muy por encima de complicadas teorías o dogmas.

Budistas y cristianos animan al hombre a hacer el bien en esta vida y le orientan a desarrollar una práctica moral, una “higiene de vida” que venga marcada por la bondad, y además proporcionan el fundamento filosófico-práctico para conseguirlo.

También te puede interesar, Cristo el Perfecto Yogui, Haz clic AQUÍ.

Un cristiano puede seguir la filosofía budista sin entrar en contradicción con su fe, pues el budismo puede enseñarle técnicas muy valiosas que pueden ser integradas en la vida de cualquier cristiano, por ejemplo, la “Meditación Metta Bhavana” o meditación para desarrollar empatía, bondad y tolerancia. Y todo esto sin renunciar a las creencias y raíces cristianas. 

Como bien expresó el lama Anagarika Govinda: «Así, podríamos decir que el Dharma –como experiencia y forma de realización práctica—es una religión; como la elaboración intelectual de esta experiencia, una filosofía, y como el resultado de la auto-observación y el análisis sistemático, una psicología. Todo el que recorra este sendero adquiere normas de conducta que no están dictadas desde fuera, sino que son el resultado de un proceso interior de la maduración que –contemplándolo desde fuera—podemos llamar moralidad. Desde la perspectiva budista, la moralidad no es la causa sino el efecto de la actitud mental». 

También te puede interesar el Budismo Teísta, de Kitaro Nishida, haz clic AQUÍ.

Como podemos ver, tanto en cristianos o budistas es esa «coherencia interior» la que surge cuando se da la armonía entre esa actitud y nuestros actos. 

Las dos doctrinas comparten valiosísimas enseñanzas, como la meditación contemplativa, la oración y el “presentismo” (vivir centrados en el presente, como se hace en la “Oración del Corazón” cristiana, por ejemplo). 

San Jerónimo (siglo IV) menciona incluso el nacimiento de Buda y dejó escrito «que nació en el seno de una virgen». Escritores cristianos de los siglos III y IV como Hipólito y Epifanio dejaron constancia escrita de “un escitiano que visitó la India alrededor del 50 d. C., trayendo de allí la doctrina de los dos principios». Según estos autores, «Terebinthus se presentaba a sí mismo ante el pueblo como Buda («él se llamaba a sí mismo Buda») y así dejó constancia de ello el obispo griego y doctor de la Iglesia Cirilo de Jerusalén. Terebinthus fue a Palestina y Judea donde conoció a los apóstoles y por último se trasladó a Babilonia, donde transmitió sus enseñanzas a Mani», creando lo que sería un budismo sincrético persa, el maniqueísmo. 

Uno de los grandes padres y santos de la Iglesia Occidental, Agustín de Hipona, fue en un principio maniqueísta. En el siglo II, el cristiano Clemente de Alejandría reconoció y así dejó por escrito la influencia de los budistas bactrianos (los llamados Sramanas) en el pensamiento griego. Interesantes hechos históricos no lo suficientemente divulgados, ¿verdad? El cristianismo «bebió» también en las fuentes de algunas de las enseñanzas budistas, y justo es reconocerlo. 

Creo que es necesario reflexionar acerca de la importancia de conocer la mística de ambas doctrinas, ya sea uno practicante budista o cristiano. El maestro budista Ducor aconseja a las Iglesias cristianas «hacer conocer el tesoro espiritual del cristianismo para que sea este el mensaje que llegue a las personas. El cristianismo – prosigue – tiene en esto un gran tesoro. Pienso en los Padres de la Iglesia y en sus estupendos textos. Pienso en la oración y en la herencia monástica». ¡Cuánta razón encierra sus palabras! Debemos bucear sin miedo en ambas aguas y beber de sus fuentes limpias y claras, sin temor y libres de prejuicios. 

También te puede interesar este artículo, ¿Cuál es la mejor Religión?, haz clic AQUÍ.

Concluiré esta entrada con unas citas que fueron el colofón del Congreso de Roma Budista-Cristiano, celebrado el 8 de mayo de 2008. Miembros de la asociación budista Rissho Kosei-kai, así como otros expertos cristianos y budistas de varios países han profundizado en el concepto de compasión budista y amor cristiano, dejando escritas estas bellas sentencias: 

“En cristianismo, el punto fuerte es el amor, el ágape. En el budismo tenemos la bondad y la compasión, a través de las cuales mejoramos la sociedad para el beneficio de otros”.

“Es la tercera vez que nos encontramos y ha tenido un significado especial, como budistas y cristianos hemos profundizado lo que significa la compasión budista y el amor cristiano. Creo que en la práctica de este amor y comprensión podemos encontrar profundidad”.

“Hemos intercambiado la experiencia religiosa personal de nuestra propia fe”.

“La unión de budistas y cristianos en aras de un mundo más pacífico, es una verdadera bendición. A pesar de todas las diferencias, las aparentes diferencias, de cultura y tradición». 

Por eso deseo que budistas y cristianos oremos juntos por la paz y el bienestar en el mundo; especialmente por el fin de la pandemia desencadenada por la Covid 19. 

Francisco Javier Akerman

GLOSARIO: 

Metta se puede traducir por “amor universal”, pero su significado literal es la emoción de amistad, pero de una amistad férrea, universal y ecuánime. 

Bhavana es una palabra en pali – a veces traducida simplemente como meditación – cuyo significado literal es desarrollar o cultivar. 

Samsara es el ciclo de nacimientos, vida, muertes y renacimientos en la mayoría de las tradiciones filosóficas de la India, incluyendo el budismo, el hinduismo, el jainismo y otras tradiciones afines.  

Pali es un idioma que proviene de la lengua de los Vedas y tiene una estrecha relación con el sánscrito clásico.

Lama Anagarika Govinda (Ernst Hoffman) de ancestros bolivianos, nació en Alemania en 1898. Pasó gran parte de su vida ya como adulto en Sri Lanka, la India y el Tíbet. Estudió y practicó el budismo perteneciente a distintas tradiciones. Inicialmente formó parte de una orden theravada y posteriormente se convirtió en lama, siendo más conocido por el trabajo que realizó en esta etapa, durante la que estuvo por más de veinte años estudiando «a los pies de diferentes maestros” en ermitas y monasterios tibetanos. Lama Govinda ha constituido un vínculo importante entre Oriente y Occidente. 

Es el fundador del movimiento budista Arya Maitreya Mándala y escribió varios libros, los cuales han sido publicados en alemán, inglés, francés, portugués sueco, holandés y japonés. Estos han alcanzado a millones de lectores. El Camino de las Nubes Blancas es su obra más conocida. Lama Govinda murió en 1985. 

Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Yoga y cristianismo, sí, son compatibles

Cristo y Buda: Dos seres ILUMINADOS

Compartir:
One Comment
  1. Avatar

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *