Secciones

La Belleza y el Amor no están «ni dentro ni fuera»

Compartir:

Imagen de Javi Akerman en Oia – Galicia

El gran Anthony de Mello dejó escrito: “Cuando estás demasiado alejado de la naturaleza, tu espíritu se seca y muere, porque ha sido violentamente separado de sus raíces”. Y yo me atrevo a añadir: Si además llegas a comprender que no hay separación entre la naturaleza y tú, entre lo que ves afuera y lo que sientes dentro… entonces despertarás del sueño de la ignorancia.

En la foto que nos hizo mi hijo Javi, a su hermano Luís y a mí, inspiró este artículo. Se trata de un anochecer en Mougás (Oia, Pontevedra), con el sol fundiéndose en el mar y las luces dibujando un paisaje de ensueño, mientras los tres “absorbíamos” agradecidos la belleza del momento. Javi hizo inmortal lo inefable con su cámara. No había un “yo” viendo a un “tu” que a su vez miraba un “anochecer”. Era pura magia de inextricables instantes, de pura emoción que fluía sin constricciones ni cogniciones. Comprendimos de nuevo lo que es realmente “ser como niños”, para poder ver con los ojos y el corazón el Reino de Dios, ¡el Amor sin referentes!

«Ser y estar presentes»

Deberíamos sumergirnos en la experiencia de “ser y estar presentes” en la naturaleza, en el mar, la montaña, los árboles, en ríos y veredas, y, por supuesto, en los demás; ya sea solos o acompañados, porque si “aprehendemos” la esencia de vivir sin anticipar nada, de respirar la esencia de la vida, comprenderemos que somos “latidos de un corazón infinito que palpita en cada rincón de un universo que nos lleva a Dios”. Seamos mar, seamos árbol, seamos río… simplemente ¡Seamos! De esta forma iremos afinando los sentidos en la dulce melodía del amor.

Más poesía…

Necesitamos más poesía y quizá menos tecnología. Más meditación y menos «individuación». Más oración y menos discusión. A mis alumnos de yoga tibetano y meditación, así como en la homilía en nuestra iglesia los domingos siempre les aconsejo vivir cada instante con la verdadera visión que surgirá, prístina y diáfana, si “vemos las cosas como si fuese la primera vez que las vemos”. Creo, humildemente, que así nos ve Dios, pues en Él “vivimos, existimos y tenemos nuestro Ser”.

Javier Akerman

VÍDEO:  TSA LUNG DEL CORAZÓN

Eficaz técnica de yoga tibetano muy útil para abrir el corazón a la compasión y disminuir la ansiedad y otras emociones aflictivas. 

Compartir:
One Comment
  1. Avatar

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *