Secciones

FESTIVIDAD  DE  SANTA  HILDEGARDA. 17 de septiembre

Compartir:
Foto Víctor Carrillo

Foto Víctor Carrillo

Hoy se cumplen 836 años de la muerte de sor Hildegarda y es el día en que se celebra su festividad. Por tal motivo, se producen cada año peregrinajes al monasterio de Santa Hildegarda de Bingen, en Eibingen. Desde el año 1857 tiene lugar una procesión con el cofre que contiene los restos mortales de la Santa, guiada por la abadesa del monasterio. Son días en que se rememoran los textos de la Santa y se medita sobre ellos desde una perspectiva existencial.

Fenómeno de luces en el cielo tras su muerte

Sor Hildegarda sabía perfectamente que se trataba de su última enfermedad y así lo comunicó a sus monjas y pudo hacer todos los preparativos para el tránsito de la muerte, como por ejemplo nombrar a su sucesora al frente del convento.

El último domingo antes del equinoccio de otoño, cuando la luz solar empieza a perder su fuerza, moría santa Hildegarda de Bingen, al anochecer del día 17 del mes noveno de 1179, rodeada de sus monjas en el convento de Rupertsberg.

Tras la tristeza por su muerte acaeció un fenómeno sobrenatural sobre el firmamento, un misterio que aparece documentado en el libro «Vita Sanctae Hildegardis», un libro biográfico sobre la Santa, que data del siglo XII.

El misterio consistió en lo siguiente:

Durante la noche el cielo empezó a iluminarse con dos arcos multicolores que se cruzaban entre sí y se dirigían hacia los cuatro puntos cardinales. En el centro empezó a surgir una luz brillante con forma de luna, y dentro de ésta, apareció una cruz de color rojo centelleante que fue aumentando de tamaño hasta ocupar todo el cielo. En ese momento empezaron a surgir por todo el cielo otras cruces similares pero mucho más pequeñas dentro de círculos multicolores.

Un verdadero espectáculo de luz sobre el cielo, quizá similar a los de fuegos artificiales, maravilloso  y misterioso

Oración:

Oh Dios Padre, que concediste a Sor Hildegarda de Bingen los dones de la visión, de la  profecía y de la sanación a través de la música, las piedras y las plantas; enséñame a escuchar la voz del Espíritu Santo, que es fuente de vida y de sabiduría, como lo hizo ella, para así poder alcanzar los dones de la salud y el don de la claridad en las decisiones cotidianas.

Que la luz del Espíritu Santo sea mi guía, de tal forma que todo lo que haga, piense o hable lleve el don de la compasión y la misericordia. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor, Amén.

Concédeme oh Dios, en la fiesta de Santa Hildegarda el don de la salud física, mental y espiritual. Amén.

Santa Hildegarda ruega por nosotros.

Oración final de las letanías a Santa Hildegarda:

Oh Dios, Tú que as regalado dones celestiales a Santa Hildegarda, te pedimos nos permitas que sigamos tus huellas e indicaciones y así lleguemos a tu Luz Magnífica desde la oscuridad de este mundo. Por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

Puede rezar las letanías de Santa Hildegarda de Bingen haciendo clik aquí.

Hasta la próxima.

Víctor Carrillo

Para saber más sobre Sor Hildegarda de Bingen, su vida y su botica haga clik aquí.

Compartir:
3 Comments
  1. Avatar
  2. Avatar
  3. Avatar

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *