En el Camino de Santiago se dan encuentros de personas que llevan en la mochila, además de sus pertenencias físicas indispensables para su trayecto, muchos otros enseres: dolores,