Los estudios realizados por Frit Albert Popp y otros investigadores están deslumbrando a la comunidad científica con una nueva manera de entender el ADN: el ADN como luz.