Secciones

Limpiando cizaña

Compartir:

Nosotros somos la buena semilla, pues dentro nuestro corazón sembró el Padre su
simiente, por eso Jesús dice: “El Reino de Dios está dentro vuestro”.
Ahora, cuando permitimos que nuestra alma se oscurezca con cualquier sentimiento
bajo, que nuestra mente decida sostener, sean estos, sufrimientos, celos, codicias,
rencores, etc., dejamos el suelo preparado para que el enemigo siembre en nuestras
mentes la cizaña, convirtiendo nuestros corazones en plomo.

Dijo Jesús: “El Reino del Padre se parece a un hombre que tenía una buena semilla.
Vino de noche su enemigo y sembró cizaña entre la buena semilla. Este hombre no
permitió que los jornaleros arrancasen la cizaña, sino que les dijo: No sea que al
arrancar la cizaña, con ella arranquéis el trigo; ya aparecerán las matas de cizaña el
día de la siega, entonces se las arrancará y se las quemará”.

Pero el Padre no dejó a sus ángeles segar al cizañero antes de la siega, la cual está a las
puertas, permitiendo que en estos dos mil años el hombre viendo el ejemplo que nos
dejara Jesús, aprendiera de sus errores, limpiando de sí su propia cizaña dejando el
trigo limpio; y aquel que no lo hiciere se constituirá, por elección suya, en la mata de
hierba mala a ser arrancada y quemada junto al cizañero.

Hasta la próxima.
Graciela Zaimakis
La imagen es De Francisco X Castro Miramontes ofm desde O Alto do Cebreiro- Galicia- España

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Quizá te interese también,

¿Eres consciente de quién eres?

Jesús hablaba en parábolas

 

Compartir:

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *