Secciones

La historia de los esenios

Compartir:

Entrada del templo de Lúxor

La historia de los esenios se remonta a Egipto, cuando Moisés rescata el conocimiento escondido por el Faraón Akenathón, quien devuelve al pueblo la religión monoteísta, crea la escuela del ojo de Orus para los iniciados y entrega las llaves del conocimiento a su nieto antes de que los sacerdotes lo maten, diciéndole que él reconocería a quién debería entregárselas.

Como la oración matutina de Akenathón era: “¡Gracias Señor porque amanece un nuevo día y otra vez resplandeces en el Sol. Por todo esto que veo entorno mío, te doy gracias Señor!”, el nieto pudo reconocer, luego de 90 años a Moisés como el elegido, al encontrarlo a las puertas del templo esperando la salida del Sol mientras su primo Ramsés había salido de juergas.

Patio de las Columnas

Cuando Moisés baja del monte con las tablas de La Ley y ve al pueblo judío venerando a múltiples dioses, da a éste las 10 severas prohibiciones o mandamientos y para los que él había preparado y lo seguían le entrega a Esen, de quién deviene el nombre de esenios, las verdaderas enseñanzas.

Hasta pronto,

Graciela Zaimakis

NB: Las imágenes de la Entrada del templo de Lúxor y la de los Patio de las columnas donde el nieto de Akenathón encuentra a Moisés, han sido tomadas por la autora del libro.

Compartir:

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *